¿Cuándo inicias el camino por el arte?, ¿Has realizado estudios de arte u otra carrera afín en alguna institución, taller o universidad? Has recibido influencia de algún profesor?

Pienso que los dibujos que hacía en el colegio, con el fin de agradar u ofender a mis compañeras y compañeros, son probablemente mis primeras manifestaciones artísticas de alcance moderado. Con catorce años asistí a un estudio de dibujo en Madrid. El profesor no me cayó bien y no tuve la valentía de exponer claramente qué era lo que realmente me atraía del dibujo, que en ese momento eran ciertos cómics en su vertiente fantástica y erótica noir. En este sentido tampoco tuve la valentía de preguntar si podía hacer dibujo de desnudo, así que aquello quedó para siempre como el recuerdo de una puerta entreabierta y una mera suposición, de algo que estaba sucediendo. En Potsdam estudié ‘Diseño de Producto’ con algunos profesores que tenían intereses afines a disciplinas artísticas. Esta experiencia guió indirectamente, por oposición, el tipo de procesos que ejerzo y de los cuales disfruto cuando construyo mis imágenes.Recuerdo un profesor de dibujo de desnudo en Potsdam que observaba discrepante, la incipiente distorsión óptica que implementaba, aún de manera inconsciente, en mis bocetos. Como es una gran tentación demostrar a un profesor su carencia de conocimientos, he de agradecerle, visto lo visto, su mal ejemplo.

Cuando estudiaba en Madrid tuve un buen profesor en una asignatura algo esotérica de nombre “geometría proyectiva”. Este hombre llegaba siempre 15 minutos antes de la hora oficial de comienzo y nos instruía a toda velocidad, teníamos que tener cuatro o cinco rotuladores de diferentes colores preparados para poder seguir el ritmo y orden de sus explicaciones. Su alumnado era el que obtenía mejores notas y el resto de profesores de la cátedra le odiaba naturalmente con envidia.

¿Cómo viviste el primer período de aprendizaje creativo?

A qué te refieres con “aprendizaje creativo”?

¿Qué técnicas aprendes/ descubres/ pones en práctica?

Ahora mismo estoy explorando de qué manera proponer a alguien hacerle un retrato desnudo, de forma que acepte con agrado tal proposición – desnudo él o ella, no yo. Muchas preguntas recorren mi mente: ¿Es oportuno hacer una propuesta de esta clase face-to-face, en carne y hueso, o es más prometedor hacerlo por escrito en un email? ¿Cuál es el momento más adecuado del día? ¿Debe ser esta propuesta parte de una secuencia delicada de eventos que he de documentar o se trata de esperar y esperar a que brote la pregunta oportuna de repente? ¿O es ya demasiado tarde para que ocurran sorpresas? ¿Es ventajoso abordar los posibles inconvenientes de tal empresa? Qué setting particular favorecería un modelo típicamente? ¿Hay realmente preferencias típicas? ¿Habría de rebajar mis exigencias de desnudo a ropa interior si lo primero resultase difícil? Etc.